14 de enero de 2009

Verano: una bocanada de sol


El verano para mí es un respiro. Un momento en lo que la rápidez de Lima la sustituyo por un tranquilo Chiclayo. Me voy de la capital y en mi casa allá me levanto tarde, tranquilo ya que no tengo nada que hacer, y de vez en cuando salgo con mis amigos al cine o a reirme un rato. Chiclayo para mi es un respiro, y sus playas son una bocanada de sol, de la arena y de las olas.

Para mi verano siempre fue playa los domingos, ya que teníamos un litoral amplio y una camioneta con doble tracción. Mi papá solia llevarnos más allá donde no hay gente y ahí nos quedabamos. Mis hermanos jugando, mi papá bronceandose, mi mamá con sus bloqueadores y yo con mis castillos de arena con interminables murallas y canales. Mis domingos se resumian en comenzar un castillo, comer un helado y irme cuando las olas comenzaban a destruir mi creación. Regresaba a mi casa con la incomodidad de la arena, me bañaba y en la noche a veces sufría por los malditos rayos UV. Con la edad me volví más adicto a los bloqueadores, ahora aborrezco el sol, y trato permanecer en la sombra, me escondo de él como si fuera una ex odiosa a la que no quieres ver. Desde entonces, mis padres me dicen que cada año desde que estoy en Lima regreso más pálido a Chiclayo... pero cuando voy a la playa, con la olas y la arena... me olvido de todo.
PD: Ahora, copiando a Alzombie, todos los post serán ilustrados con lindos dibujos dignos de kindergarden xD.

2 comentarios:

  1. ¿Sueles echar mucho de menos chiclayo cuando estás en Lima?

    ResponderEliminar
  2. Sometimes... pero es bonito regresar.

    ResponderEliminar